Tortilla de calabacín y cebolla

¿Quieres cuidarte sin renunciar al placer de comer? Prueba esta tortilla de calabacín y cebolla, uno de esos platos buenos, bonitos y baratos

30 minutos 4 comensales

Esta tortilla es buena –es decir, es fácil, exquisita y saludable- porque está llena de nutrientes esenciales. Ten en cuenta que un calabacín grande sólo tiene 48 calorías, pero está repleto de ácido fólico, potasio, hierro y manganeso.

Las cebollas, por su parte, son ricas en fibra, además de bactericidas, digestivas y depurativas. Y en cuanto a los huevos camperos… ¡Lo tienen todo! Y es que el valor nutricional de los huevos camperos es altísimo, ya que te aportan todos los grandes grupos de nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos, antioxidantes…) y para colmo están riquísimos. 

¿Seguimos? Esta tortilla de calabacín y cebolla es bonita porque cuenta con un colorido espectacular: el amarillo tostado en pleno contraste con el verde intenso del calabacín. Ya sabes que la buena comida debe entrar por los ojos. 

Por último, es barata porque se hace con pocos ingredientes al alcance de cualquiera y disponibles todo el año en cualquier mercado (aunque estas verduras, en primavera y verano, sabrán mucho mejor). 

¡Anímate y explora todo un mundo –el de las tortillas de verduras- con nuestra tortilla de calabacín y cebolla! 

Nuestros trucos para hacer una tortilla de calabacín y cebolla de campeonato

  • Usa sólo ingredientes de primera: unos buenos huevos camperos de gallinas criadas en libertad –que picotean en pastos frescos a diario- dan un sabor incomparable a la tortilla de calabacín y cebolla. 
  • Es importante que la cebolla sea muy fresca para que tenga un sabor dulce y fragante. 
  • En cuanto al calabacín, lo ideal es que sea de temporada. En cualquier caso, elígelo con la piel tersa, de consistencia firme y que no tenga pepitas grandes. 
  • Si no te importa encontrarte trozos algo más crujientes, puedes incorporar la piel del calabacín: tendrás más fibra, minerales y vitaminas. 
  • A la hora de cuajar la tortilla, no escatimes en el número de huevos si la prefieres bien jugosa. 
  • Otra alternativa a esta receta es elaborar en el horno, en un molde rectangular, a 180º y 15-20 min, un pastel de calabacín y cebolla. Sigue todos nuestros pasos, pero omite el cuajado en sartén. 

Ingredientes

  • 6-7 huevos camperos Pazo de Vilane
  • 1 cebolla grande (mejor si es dulce)
  • 2 calabacines grandes
  • Sal
  • 200 gr. de aceite de oliva 0,4

Elaboración

  1. Pela y pica la cebolla en pequeños trozos.
  2. Ponla a pochar a fuego lento con un chorrito de aceite de oliva.
  3. Mientras, parte los calabacines, con piel, en trozos.
  4. Incorpora los calabacines a la cebolla y añade sal.
  5. Deja sofreír hasta que la verdura esté blandita y transparente.
  6. Sube el fuego ligeramente (con cuidado para que no se quemen las verduras) a fin de que se evapore el agua del calabacín.
  7. Ve batiendo los huevos en un cuenco grande. Añade sal.
  8. Incorpora los huevos batidos a la sartén y mezcla bien.
  9. Cuaja la tortilla a tu gusto (más o menos hecha).