Pisto a la bilbaína

Una receta sencilla pero deliciosa para un pisto a la bilbaína que hará las delicias de todos, en especial cuando el frío comienza a arreciar

40 minutos 4 comensales

El pisto a la bilbaína es una deliciosa mezcla entre el pisto tradicional y los huevos revueltos. Es una de esas recetas que conviene tener de fondo de nevera en un recipiente de cristal, porque da mucho juego y mejora con los días. Además, es una de las maneras más fáciles de hacer comer a los niños las verduras por las que tanto suelen protestar…

Si sigues nuestro consejo de guardar pisto en la “recámara”, caliéntalo a fuego lento en una sartén y cuaja el huevo justo cuando coja temperatura, retirándola en seguida del fuego. Remueve… y listo. Con esta forma de recalentado te asegurarás que no quede seco; todo lo contrario.  

Puedes servirlo con unas tostadas o picatostes, acompañando una carne o un pescado, o directamente solo, porque el pisto a la bilbaína está rico lo pruebes como lo pruebes.

Pisto a la bilbaína

Los trucos infalibles de un Pazo gallego para hacer el mejor pisto a la bilbaína

No somos vascos, pero hemos hecho esta receta muchas veces. Por eso, ahí van algunos truquiños que nos funcionan:
  • Elije calabacines pequeños: son mucho más sabrosos y no tienen pipas. 
  • Corta todas las verduras en trozos pequeños, tardarán mucho menos en hacerse, y ahorrarás tiempo y dinero. 
  • Igualmente, no dudes en tapar el recipiente (sartén, cazo de poco fondo…) en el que hagas el pisto. Podrás bajar el fuego –ahorrarás en electricidad- y las verduras se pocharán mucho mejor.   

Ingredientes

  • 4 huevos camperos Pazo de Vilane
  • 2 cebolletas
  • 2 calabacines
  • 2-3 pimientos verdes
  • 4-5 cucharadas de salsa de tomate
  • 1 chorrito de agua
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Aceite
  • Sal
  • Perejil picado
  • Ajo en polvo
  • Rebanadas de pan de pueblo

Elaboración

  1. En una sartén amplia pon a pochar las dos cebollas, cortadas en trozos regulares. El fuego debe ser más bien flojo, para que no se quemen.
  2. Después de unos 10 minutos, añade los pimientos, también cortados en trozos del mismo tamaño. Déjalos rehogarse unos minutos e incorpora el calabacín.
  3. Si los calabacines sueltan mucha agua, sube ligeramente el fuego. Deja pochar todas las verduras otros 7-8 minutos, dependiendo de cómo te gusten. Aprovecha para salpimentar.
  4. Transcurrido ese tiempo, añade las cucharadas de salsa de tomate. Si todavía falta tiempo para que se haga el pisto y notas que se está quedando seco, échale un chorrito de vino blanco y otro de agua (sube un poco el fuego para que se evapore el alcohol).
  5. Mientras, fríe las rebanadas de pan en un poco de aceite.
  6. Por último, bate los cuatro huevos camperos, viértelos en la sartén y retírala del fuego. Se cuajarán con el calor residual.
  7. A la hora de emplatar, rompe los picatostes y colócalos por encima del pisto. Espolvorea con perejil picado y ajo en polvo.
Suscríbete a nuestro boletín de noticias
Mantente informado de todo lo que pasa en Pazo de Vilane y disfruta de nuestras actividades, sorteos, premios...
Información básica 1ª CAPA sobre Protección de Datos: Responsable: Pazo de Vilane | Finalidad: Contestar a las solicitudes de información del interesado, establecimiento o mantenimiento de Relaciones Comerciales y posiblemente para el envío de publicidad Finalidad: Contestar a las solicitudes de información del interesado, establecimiento o mantenimiento de Relaciones Comerciales y posiblemente para el envío de publicidad. | Legitimación: Consentimiento del interesado e interés legítimo en el desarrollo de la relación comercial | Destinatarios: No se cede la información | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad | Información adicional: Política de privacidad