David Barrio, operario de almacén: el cinéfilo de Pazo de Vilane

 

Nuestro operario de almacén David Barrio García es ese compañero que todos queremos tener cerca, especialmente los viernes. Porque David, además de noble y muy majete, es nuestro mejor crítico de cine en Pazo de Vilane, el que siempre sabe recomendarte la mejor peli o serie. Manta, palomitas, una tortilla con pimientos, queso y cebolla… ¡Y fin de semana solucionado!

David, eres gallego, ¿también tu familia?

Bueno, en parte. Mis padres viven en Monterroso, pero se conocieron en el País Vasco, de donde es mi madre. Mi padre fue allí de joven, a trabajar. Más tarde volvieron para la tierra, porque ya sabes que tira siempre mucho…

Trabajas en el almacén, ¿cómo es este departamento?

Pues es un lugar donde cuidamos enormemente todos los procesos. La seguridad alimentaria es máxima. Siempre digo que es uno de los motivos por los que yo recomendaría nuestros huevos. Porque el proceso de selección y clasificación es muy escrupuloso.

Una vista del almacén, con David al fondo. La caja de Pazo de Vilane se pliega y monta a mano por los operarios.

¿Y qué tal ambiente hay?

Muy bueno, nos llevamos muy bien. Como es un trabajo manual, de vez en cuando podemos charlar sobre temas muy variados. El fútbol es uno de ellos, y siempre hay piques entre los del Depor, como yo, y los del Celta; o incluso entre los de otros equipos, que también los hay. Pero siempre de buen rollo, ¿eh?

Me han dicho que también practicas fútbol…

Ahora por el Covid hay que tener cuidado, esa actividad la tengo aparcada, aunque me encanta. Seguro que la retomaré. Pero sigo haciendo deporte: salgo a correr, monto en bici… La suerte es que aquí estamos en el campo y hay muchos espacios solitarios donde poder practicar sin peligro de contagios.

¿Y cuando llegas a casa?

Me gusta prepararme una buena tortilla con nuestros huevos, pimientos, queso y cebolla. ¡Riquísima! Y luego enciendo la tele para una buena sesión de cine.

¿Eres cinéfilo?

Mucho. Me gustan todos los géneros, especialmente los “moviditos”: las películas bélicas, el drama, la acción, las pelis policíacas…

A David le gusta todo tipo de cine, pero le tira especialmente el género bélico.

Pues venga, recomiéndanos algunas…

De cine bélico, En Tierra Hostil, me encantó. Aunque, naturalmente, Salvar al Soldado Ryan es una de mis referencias. ¡La he visto varias veces! De acción me gustó mucho El Irlandés, con Robert DeNiro y Al Pacino, una buena película de gansters… También recomendaría John Wick, una historia de venganza con Keanu Reeves de protagonista. En cuanto a las de ciencia ficción, me gustaron mucho todas las de Marvel, y algunas que son casi un “clásico” dentro de ese género, como Independence Day.

¿Y series, también eres aficionado?

¡Claro! De las españolas recomendaría Vivir sin permiso –una serie sobre el narcotráfico, rodada en Galicia y con José Coronado y Álex González- o La Casa de Papel. De las extranjeras me quedo con Juego de Tronos o Fauda, que precisamente estoy terminando de ver. De comedia me gustó Big Band Theory; no es excelente, pero sí entretenida…

David, ahora que se acerca el buen tiempo y todos soñamos con viajar, dinos dónde hacerlo por Galicia…

Sin dudarlo, Miño, en A Coruña. Mi familia tiene una casa allí y me encanta. Su Playa Grande es bandera azul desde hace décadas, pero hay otras preciosas y menos conocidas que merecen la pena una visita, como Perbes o la Ribera. Además, en las cercanías hay monumentos históricos preciosos, como el Castro de Loios, los dos puentes medievales sobre los ríos Lambre y Vixoi, o la Iglesia de San Xoán de Vilanova, que es todavía más antigua que la Catedral de Santiago.

La Playa Grande de Miño, de arena blanca y fina, está considerada una de las mejores de Galicia.

¿Y de la Ulloa?

La Peneda, en Monterroso. Es una playa fluvial que se construyó aprovechando una antigua presa de canalización. Es un paraje natural precioso que se ha mejorado con moas (ruedas), miradores, merenderos, canales, y molinos para que las familias puedan pasar un día muy agradable en el campo y chapotear en el agua.