Día de la Mujer Rural: ellas marcan el cambio

Hasta hace pocos años la mujer que vive y trabaja en el ámbito rural no estaba reconocida ni contaba con un día propio. No fue hasta el 15 de octubre de 2008 cuando se celebró por primera vez el Día Internacional de las Mujeres Rurales, impulsado por la Asamblea General de la ONU, y a partir de entonces pasó a ser distinguida anualmente. 

Sin embargo, esta jornada no debería ser un homenaje más. La efeméride pretende poner de manifiesto la contribución decisiva de la mujer que vive en el rural en cualquier parte del mundo, en la promoción y desarrollo de la agricultura, la ganadería y del campo en general, así como su papel en la mejora de la seguridad alimentaria y en el fin de la pobreza.   

Y es que el Día Internacional de la Mujer Rural ayuda a situar en las agendas de los gobiernos de todo el mundo la discusión de políticas y estrategias encaminadas a la mejora de la mujer en contextos difíciles y donde, paradójicamente, juegan un papel determinante para el cambio. 

¿Qué papel juega la mujer rural en el mundo?

Según el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) las mujeres son primordiales en la economía rural mundial, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Contribuyen a la erradicación de la pobreza y el hambre en sus comunidades agrícolas, al acceso a la educación universal y al desarrollo sostenible. 

No obstante, existen varios frenos para que este desarrollo se complete. En particular, muchas mujeres sufren en el mundo rural discriminación por motivos de género, lo que les impide acceder a recursos (créditos, mejores semillas o abonos, maquinaria…) que les posibilitaría obtener un mayor rendimiento en sus cosechas o ganados. 

Naturalmente, las mujeres rurales de todo el mundo deben también enfrentarse a las dificultades comunes al trabajador del campo: aislamiento, escasez de mano de obra, especulación de los intermediarios y mercados internacionales, falta de financiación, híper liberalización del comercio internacional… así como el cambio climático y la bajada de precios de los productos agrícolas.  

Las féminas del mundo rural son un grupo heterogéneo. Difieren en raza o etnia, religión, clase social… Sus vidas son muy distintas en función del lugar en el que viven o de sus circunstancias económicas y sociales. Pero todas ellas están apegadas a la tierra y son conscientes de que es su principal fuente de riqueza, por lo que la cuidan y protegen. 

Según la asociación Alianza Rural, en España unos 6 millones de mujeres viven y trabajan en el ámbito rural; esto es, el 30% de la población femenina española. La gran mayoría (algo más de 4 millones y medio) viven en municipios de entre 2.000 y 10.000 habitantes. A su vez, sólo el 30% de ellas son dueñas de explotaciones agrícolas o ganaderas. 

Y sin embargo, y a pesar de que constituyen una parte muy significativa del mundo rural, todavía no cuentan con el grado que merecen de participación y reconocimiento político, oportunidades laborales o toma de decisiones. Por eso, y aunque se haya avanzado en algunos aspectos, es fundamental que demos al Día de la Mujer Rural la relevancia y repercusión que merece. 

Es más, en ocasiones, y según señala la IECAH, “la contribución y participación de las mujeres no aparecen reflejadas de forma íntegra en los informes de las zonas en desarrollo porque el trabajo femenino no es reconocido o se considera parte de las labores domésticas. De este modo, se hace invisible su aportación al desarrollo agrícola, pues son consideradas como parte del empleo no remunerado”. 

Pazo de Vilane, una empresa avícola de mujeres rurales

Pazo de Vilane fue fundado en 1996 por una familia, los Varela-Portas, en la que predominan las mujeres. Ellas son mayoría tanto en los puestos directivos como en el grupo de empleados. 

Las mujeres que formamos parte del Pazo cuidamos gallinas, recogemos, clasificamos y envasamos huevos, nos ocupamos de tareas administrativas, financieras, contables, de Comunicación y Marketing, de Dirección… Y siempre y en todo momento tratamos de valorar y garantizar la viabilidad del mundo rural en nuestra comarca, A Ulloa, en el corazón de Galicia. 

Celebra el Día de la Mujer Rural con Pazo de Vilane

Somos muchas y creemos en el futuro. Nos gusta vivir y trabajar en el campo, disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad, y los planes con la familia y amigos. 

Nos gustaría que nuestros hijos pudieran quedarse en el rural, si ese es su deseo, pero para ello necesitamos que proyectos viables y que vertebran el territorio, como Pazo de Vilane, sigan adelante. 

Por eso te invitamos a celebrar en la distancia el Día Internacional de la Mujer Rural, porque necesitamos tu apoyo. Y porque es necesario que cada vez más gente conozca (y reconozca) la importante labor de las mujeres en el campo. 

Fuentes: 

IECAH

Alianza Rural