fbpx

Vuelve el Apalpador

Uno de los personajes que forma parte del imaginario gallego de Navidad es el Apalpador. Entra y descubre todo sobre esta figura navideña.

Es Navidad. Estamos en Galicia y en la provincia de Lugo, lugar de origen del personaje del que os vamos a hablar hoy: el Apalpador. Cuenta la historia que se trata de la figura mitológica de un gigante encarnado en un carbonero que baja durante la época navideña de la montaña en la que vive para visitar a los niños en sus casas.

El Apalpador es conocido en algunas zonas de Galicia con el nombre de Pendigueiro. Se le describe como a un señor grande, algo mayor, con una buena barriga y barba pelirroja. Además, va siempre fumando en pipa y lleva puesta una chaqueta de colores y un pantalón lleno de remiendos. Los días 24 y 31 de diciembre abandona la montaña en la que vive para bajar a visitar a los niños y llevarles algún regalito.

A tocar las barrigas

La tradición cuenta que visita las casas mientras los pequeños duermen para palparles la barriga mientras están en cama y ver si han sido bien alimentados. Por eso, los padres han de dar comidas especialmente copiosas durante esas fechas tan señaladas. Y, ¿por qué no? Hacer alguna deliciosa receta que incluya huevos camperos de Pazo de Vilane para conseguirlo. El Apalpador deja como regalo un montón de castañas para desear un año nuevo en el que no falte de nada. Si además se han portado bien durante el año que acaba, dejará también regalos junto con los frutos.

La historia del Apalpador cayó en el olvido durante décadas pero en los últimos años se está trabajando para recuperarla. Además de ser parecido a Papa Noel, este personaje transmite un mensaje muy importante: el cuidado por el medio ambiente. Aquí reside parte de la importancia de esta figura del imaginario gallego que quiere llevar el mensaje a niños y niñas sobre la importancia del respeto por la naturaleza. Lo de portarse bien que dicen los mayores para que dejen regalos, no es nada nuevo en Galicia.

Con la frase “así, así esteas todo o ano” (así, así, estés todo el año) tras tocar la barriga de los niños, el Apalpador expande sus deseos de prosperidad para todas las familias que visita las noches del 24 y 31 de diciembre. Seguramente el Apalpador gallego tenga de parientes a L’Angleru de Asturias y al Olentzero de Euskadi, figuras muy similares y que también hacen su aparición durante la época navideña.

¿Conocíais la figura del Apalpador? ¿Trasladáis esta celebración a vuestra casa por Navidad? Sea como sea, desde Pazo de Vilane queremos desearte que pases una muy feliz Navidad y que aproveches estos días para estar con los tuyos. Porque esta época tan mágica merece ser vivida con los más cercanos. ¡Bo Nadal!

< Volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies