Conservas caseras: trucos para que queden perfectas

Hacer conservas caseras puede ser una tarea muy divertida a la vez que muy práctica. De frutas, verduras o de otro tipo de alimentos. Te contamos los trucos para que te queden perfectas.

Las conservas caseras son la alternativa ideal para aprovechar los alimentos que tenemos en cantidad en casa, provenientes de nuestros huertos o de ese regalo venido directamente del campo y también son perfectas para disfrutar de alimentos fuera de su temporada de consumo. Estamos en una época industrial en la que todo está al alcance de la mano con un click pero también son cada vez más las personas que apuestan por volver a las tradiciones. En Pazo de Vilane hemos apostado también por los medios de producción sostenibles cercanos a cómo se hacían antes las cosas.

 Nos encanta el sabor real de las cosas, sin artificios. Como sucede con nuestros huevos camperos de gallinas criadas en libertad. Y por eso nos gusta también la idea de hacer conservas caseras a la antigua usanza. La comodidad de comprarlas se puede ver sustituida por una tarea que puede resultar de lo más ameno y en la que además puede participar toda la familia. Otro de los puntos a su favor es que aquí nos olvidamos de todos los aditivos y conservantes que llevan las latas habitualmente. Aquí todo va al gusto del consumidor. ¿Te animas?

 

Trucos para realizar tus conservas

Aunque las opciones a la hora de elaborar nuestras propias conservas son de los más variado, hay una serie de pautas comunes y trucos para que tus conservas queden perfectas, que debemos tener en cuenta a la hora de ponernos con el proceso de elaboración. Los consejos básicos son:

 

  • Cuida la higiene al máximo. Comienza lavándote bien las manos antes de manipular y sigue con los propios alimentos. Especialmente importante es esto si usamos verduras y frutas caseras que pueden traer pasajeros no deseados. 

 

  • Elige correctamente los frascos. Es muy importante que también estén bien limpios y secos además de esterilizados en agua caliente. Los más adecuados son los míticos tarros de cristal, que además pueden reutilizarse si se lavan y desinfectan después de su uso.

 

  • Escoge productos de temporada. Si usamos las frutas o verduras en el momento óptimo de su maduración ofrecerán los mejores sabores. Si están muy verdes, pueden tener poco sabor y si están muy maduras, afectar a la textura. Escoge las partes que no tengan golpes y que estén siempre frescos.

 

  • Esteriliza los botes una vez que los tengas llenos. Esto es fundamental. El método más usado es hacerlo al baño María. Metemos los frascos en una olla con agua que supere unos centímetros y los dejamos que hiervan, como mínimo, unos 30 minutos. Si tienes olla a presión en casa, también puedes utilizarla para este paso.

 

  • Etiqueta las conservas. Una bonita etiqueta hecha a mano le dará un toque muy especial además de proporcionarte información básica de qué contiene el bote y cuándo se elaboró.

 

  • Consérvalas en un lugar fresco y seco. Una vez que el producto final esté frío y etiquetado, debes guardarlo en un sitio que reúna estas características y que no reciba luz natural para que se conserven en el mejor estado posible. 

 

Como has podido leer, las opciones y trucos para realizar perfectas conservas caseras son múltiples. Puedes optar por el clásico tomate frito, pimientos asados, atún en aceite, vegetales en escabeche, encurtidos con vinagre… ¡Las posibilidades son casi infinitas! Otra recomendación que te hacemos es que tengas en cuenta el PH del alimento que vas a enfrascar y la cantidad de aceite, vinagre, sal o azúcar que uses en cada caso.

 

Recuerda también que en Pazo de Vilane te ofrecemos unas deliciosas mermeladas elaboradas de forma tradicional,  de frambuesa, de arándanos o de tomates agridulces. Todas ellas son creadas con fruta entera de nuestros huertos, con 70% de fruta y que recogemos en el punto perfecto de maduración. Una colección de sabores que no defraudarán a tu paladar y que puedes comprar a través de nuestra web.