fbpx

Patrimonio alrededor de Pazo de Vilane: las firmas de los canteros de Pambre

Una de nuestras preocupaciones, empezando por nosotros mismos, es la de la puesta en valor y la protección de nuestro patrimonio arquitectónico e histórico.

Pazo de Vilane gira alrededor del pazo familiar al que decidimos volver y dar vida en los años 90, cuando nace nuestro proyecto. Pero también nos gusta salir de Pazo de Vilane, visitar otros representantes de nuestro patrimonio y compartirlo con vosotros. Hoy nos detenemos en el Castillo de Pambre.

Jorge Rouco Collazo publicaba en el año 2017 un estudio sobre las funciones de esta fortaleza. Emplazada en el corazón de la comarca de la Ulloa, se trata de una de las fortificaciones más emblemáticas de Galicia. ¿Por qué? Las razones son su buen estado de conservación, su situación junto al Camino de Santiago y la leyenda popular de ser uno de los pocos que resistió a las revueltas irmandiñas. Todavía son visibles los escudos labrados en piedra de la familia Ulloa (uno de los principales linajes nobles de la Baja Edad Media gallega), o las firmas de los canteros que ayudaron a su construcción. Este hecho nos llama especialmente la atención. Si observáis con detenimiento, se pueden distinguir todo tipo de marcas identificativas. ¿Qué creéis que significan? La respuesta es aún un misterio.

Mario Crecente fue el arquitecto que dirigió la reforma del castillo en el año 2014. En La Voz de Galicia contaba que éste es un ejemplo de calidad constructiva, «difícil de encontrar en España, como si con esta obra se quisiese aspirar a la perfección». La información recoge que fue el noble Gonzalo Ozores de Ulloa quien encargó la construcción de la fortaleza en el siglo XIV. Existe la hipótesis de que ideó la obra estando preso en Francia, que puede que fuese allí donde tuviese acceso a algún tratado de arquitectura o planos que le llevasen a desarrollar esa idea.

Merece la pena que lo visitéis y juguéis a descubrir las marcas presentes en la piedra de la fortaleza. Se trata de una obra que pasó de padres a hijos; Gonzalo Ozores de Ulloa se encargó de la torre del homenaje, su hijo Lope del primer recinto y su nieto del segundo. Y en cada lugar las firmas de los canteros cambian.

Si sabéis algo que nosotros no sepamos, contádnoslo. En Vilane seguiremos cuidando y poniendo en valor nuestro entorno. El futuro del rural gallego pasa por valorar su riqueza y aprovechar sus recursos.

 

< Volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies