fbpx

Las dulces tradiciones de la Pascua

Se acercan las fiestas de Pascua y, con ellas, las tradiciones gastronómicas de estas fechas, especialmente las que tienen que ver con los dulces.

En Galicia, los huevos y las roscas que los padrinos regalan a sus ahijados por la Pascua son toda una tradición, un clásico de los escaparates de las pastelerías, panaderías y otras tiendas especializadas desde semanas antes de estas fechas.

Se acercan las fiestas de Pascua y, con ellas, las tradiciones gastronómicas de estas fechas, especialmente las que tienen que ver con los dulces.

En Galicia, los huevos y las roscas que los padrinos regalan a sus ahijados por la Pascua son toda una tradición, un clásico de los escaparates de las pastelerías, panaderías y otras tiendas especializadas desde semanas antes de estas fechas.

Aunque el origen de esta celebración es religiosa, como suele ocurrir con la mayoría de estas festividades lo sagrado se acaba mezclando con lo profano, pues al parecer el origen de los huevos de Pascua es pagano. Se cuenta que en el Imperio Romano las personas regalaban huevos durante el equinoccio de primavera como deseo de buena suerte. Esta costumbre fue continuada por los cristianos, que regalaban huevos como símbolo de fecundidad, vida y resurrección. Lo cierto es que el primer huevo de chocolate del que se tiene constancia fue el que envió Napoleón II a Eugenia de Montijo, y la creencia de la liebre de Pascua que regala huevos se remonta al siglo XVII.

En cuanto a la rosca, su origen parece situarse en la ciudad italiana de Bolonia, donde los pasteleros crearon un simple pan leudado con base de leche, huevos y harina, con forma circular y que llevaba huevos duros en su interior, cosa que también se sigue haciendo en la actualidad.

También existe la historia de que en el año 476, un pastelero preparó un postre con forma de paloma, símbolo de paz y amor, para la Pascua y se lo regaló al rey bárbaro que había sitiado la ciudad. El monarca quedó tan conmovido con el dulce que liberó la ciudad. Con el paso del tiempo, el postre fue cambiando de forma hasta llegar a la forma circular actual.

Cada año por estas fechas, los obradores trabajan a destajo para satisfacer la demanda de miles de roscas y huevos, con diferentes formas y decoraciones. Productos tradicionales en los que, y en esto coinciden todos los artesanos, la calidad de las materias primas marca la diferencia. ¿Habéis probado a hacer una rosca con huevos camperos Pazo de Vilane?

< Volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies