Pasta con huevo campero a baja temperatura

60 minutos 4 comensales

Una receta sencilla, barata, sana y buena a más no poder. Esta pasta con huevo campero a baja temperatura es digna de un restaurante de lujo, y sin embargo defiende con orgullo sus orígenes de cocina «apañada» o vistosa, también denominada de aprovechamiento.

¡Y todo ello con sólo tres ingredientes! Por cierto, si te decides por la versión menos elaborada -que te detallamos en nuestro truco- la tendrás lista en cinco minutos…

Truco Pazo de Vilane: ¿No tienes demasiado tiempo? Sustituye el huevo cocinado a baja temperatura por un huevo frito o un huevo escalfado; lo importante es que la yema esté líquida, para que se integre y reparta bien por toda la pasta.

Pasta con huevo a baja temperatura

Ingredientes

  • 4 huevos camperos Pazo de Vilane
  • 250 gr. de pasta (mejor si es fresca).
  • Pimienta
  • Germinados o unas huevas

Elaboración

  1. Cuece la pasta con abundante agua con sal. Si es fresca, con unos 2 o 3 minutos bastará. Cuélala y resérvala; puedes añadir un poco de pimienta.
  2. Para cocinar el huevo a baja temperatura, necesitas un cazo y un termómetro de cocina. Debes calentar el agua hasta que alcance 64º. En ese momento echa el huevo; notarás que baja un poco la temperatura, pero se recuperará en seguida.
  3. Controla el fuego: no dejes que los grados suban ni bajen; deben permanecer en 64º. Deja que se haga el huevo durante 50 minutos.
  4. Cuando se cumpla este tiempo, sácalo y enfríalo inmediatamente en un bol con agua muy fría, para que se interrumpa bruscamente su cocción. Deberá quedar muy fluido.
  5. Coloca un nido de pasta y, encima, un huevo. Como colofón final, unos germinados, alguna hierba aromática o una cucharadita de huevas…