Tiempo de nueces, castañas y frambuesas en Pazo de Vilane

 

El otoño es una de nuestras estaciones favoritas. Peleamos contra viento y mirlos para llenar nuestra bodega de nueces y frambuesas. Octubre se despide bajo la lluvia y nosotros completamos nuestra colección de frutos de otoño recogiendo castañas. Cuando deje de llover, aprovecharemos para preparar la finca de frambuesas para la poda.

Si tenéis nogales sabréis que es el viento quién decide cuándo se recogen las nueces. Llovía y hacía frío pero Nuria solo necesitó un chubasquero y su atrapanueces para cubrir el suelo de la bodega del pazo.

Ya sabéis que durante el otoño recogemos los frutos del bosque, futuras mermeladas artesanales. Cogemos frambuesas y arándanos a mano en pequeños cubos, los pesamos y los distribuimos en bolsas para saber lo que procesamos. Ya en la fábrica la fruta se convierte en una deliciosa mermelada artesanal.

Este año la tarea no ha sido fácil por la visita durante el verano de los mirlos. Afortunadamente, Juanpi, el responsable de producción, detectó el problema y gracias a las recomendaciones del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA) se han ido encontrando soluciones respetuosas con el medioambiente.

Y nos quedaba visitar la huerta familiar. Cosechamos las patatas y los últimos productos del verano, cebollas y los tomates más tardíos. También es momento de plantar las hortalizas de invierno, como los grelos, el ingrediente estrella del tradicional caldo gallego.