Gallinas felices: cómo y por qué criar gallinas camperas con el mayor bienestar animal

Texto actualizado el 23/06/2021

¿Cómo se consiguen gallinas felices? ¿Pueden las gallinas llegar a ser felices? Es decir, ¿existe verdaderamente el concepto “felicidad” para un animal? Por otro lado, ¿los huevos de gallinas felices son diferentes al resto? En Pazo de Vilane somos pioneros desde 1996 en la cría de gallinas en libertad y la producción de huevos camperos en España, por ello sabemos que estos conceptos sólo pueden realizarse si se asocian al máximo bienestar animal.

Hace 25 años la totalidad de la producción de huevos en España estaba ligada a sistemas industriales, en los que las gallinas vivían en grandes instalaciones -sin ver la luz del sol ni respirar aire puro- y encerradas en jaulas. 

Ya entonces, en 1996, la familia Varela-Portas, fundadora de Pazo de Vilane, buscaba un nuevo sistema de crianza de gallinas, basado en el respeto a sus instintos y a los métodos ligados a la naturaleza (artesanales por cuanto se alejaban de lo industrial) que empleaban décadas atrás las aldeanas gallegas. 

Los Varela-Portas estaban convencidos de que criar gallinas felices era posible y, además, sostenible desde el punto económico. 

Pero la “felicidad” y el bienestar de estos animales pasaba necesariamente por la libertad. Es decir, el pastoreo diario en pastos verdes todo el año era una de las claves. Porque no es lo mismo campar en libertad en prados frescos que en tierra reseca o calurosa. 

Por eso el lugar elegido fue Pazo de Vilane, un pazo de labranza lucense que llevaba en manos de la familia desde el XVIII. Un entorno idílico por su clima suave y exuberante flora, ideal para criar gallinas felices. Aves que aletean, revolotean, picotean hierba o corren por los campos húmedos. 

Pero no sólo eso. A medida que Pazo de Vilane fue creciendo y se consolidó su Departamento de Producción y Bienestar Animal, se hizo evidente que para conseguir gallinas felices, o criadas con el máximo bienestar no bastaba con abrir las puertas de los gallineros. 

Las gallinas son animales muy asustadizos, que acusan notablemente el estrés (en situaciones estresantes prolongadas llegan a desplumarse, a contraer enfermedades…), por lo que es necesario cuidarlas de tal manera que se sientan en todo momento protegidas, tanto en el gallinero como en el exterior

En Pazo de Vilane las gallinas son felices gracias a numerosos protocolos que garantizan una crianza “al detalle”. Por ejemplo, cada granja tiene cuidadores únicos asignados –porque las aves llegan a reconocerlos y les da confianza-, acceso a abundante alimento y agua saludable  (a demanda, sin límites) y un estricto seguimiento veterinario para evitar enfermedades, por leves que sean, que les causen malestar.

Es más, nuestras gallinas son felices porque establecemos estrictos seguimientos de los comportamientos inadecuados en el gallinero. 

¿Sorprendente? Sí, pero muy necesario. En cualquier grupo de gallinas ponedoras que viven en libertad se establecen marcadas jerarquías entre las dominantes y las sumisas. Y estas últimas pueden llegar a pasarlo mal si no se establecen límites por parte del granjero. 

Es su labor velar porque en el gallinero todas las gallinas accedan por igual al alimento, y al agua, descansen en los lugares elevados (como estas aves prefieren) o puedan poner con calma, sin molestias o abusos por parte de otras.

Se comprende así la necesidad de la observación por el cuidador, a fin de detectar cualquier anomalía y corregirla a tiempo. 

Huevos de gallinas felices… desde el principio

En 2021 cumplimos 25 años de la fundación de Pazo de Vilane. Fuimos pioneros en la cría de huevos camperos, cuando en España se había perdido el significado de este concepto y muy poca gente entendía por qué eran únicos

El haber recorrido este largo camino desde 1996 nos ha hecho encontrarnos con personas inolvidables, con un gran compromiso con la sostenibilidad y el bienestar animal.  

Una de las historias que más nos llegaron al corazón (porque está empapada de esos pequeños y maravillosos detalles de la vida real) fue la de la familia madrileña formada por la lucense Pilar y su marido Antonio más sus dos hijos, Xermy y Lúa, hoy ya jóvenes a punto de convertirse en adultos. 

Vivían en el municipio madrileño de San Sebastián de los Reyes. En su casa, en lugar de la paella, el plato estrella de los domingos siempre ha sido y sigue siendo los huevos fritos con patatas fritas.

Cuando Xermy y Lúa eran pequeños, sus abuelos les trajeron de regalo unas pollitas de la feria de Quiroga. Los niños se pasaban horas con ellas, las alimentaban y las cuidaban mucho. 

Las llamaban Señora López y Señora García, y decían que eran pitas felices (gallinas felices). Encontrar y guardar cada huevo era una fiesta. Cuando llegó el verano, con mucha pena, la Señora López y la Señora García se tuvieron que trasladar al gallinero que una prima tenía en el pueblo.

Al regresar de las vacaciones, la familia descubrió los huevos camperos Pazo de Vilane y los niños imaginaban, al ver la gallina en la caja, cómo de felices serían esas gallinas criadas en libertad en un pazo de Galicia (tanto como su Señora López y su Señora García).

Desde entonces los huevos camperos Pazo de Vilane fueron para ellos los huevos de gallinas felices. O sea, de gallinas en libertad y bien cuidadas, con el máximo bienestar animal. 

Xermy y Lúa iban a comprar a la tienda del barrio, que se encontraba a pocos pasos de su casa. Visi, la tendera, siempre les daba alguna chuche cuando se llevaban el pan, los huevos camperos y algún dulce.

Después de un tiempo, Visi le contó a Pilar, la mamá de los niños, la cara de poema que se le quedó la primera vez que los oyó pedirle una docena de «ovos de pitas felices» (huevos de gallinas felices). Los niños lo dijeron con toda naturalidad, en el gallego que su familia materna les había enseñado, y a ella le hizo mucha gracia.

A partir de ese momento, Visi la tendera comenzó a llamar así a los huevos de Pazo de Vilane y la frase se hizo muy popular en todo el vecindario.

Bienestar animal: el único camino hacia la sostenibilidad

En definitiva, gracias a personas como estas, que ejercen un consumo responsable, hemos conseguido que el número de gallinas felices (o gallinas bien cuidadas) sea más numeroso en España. 

No hay otro camino para producir alimentos que hacerlo desde la sostenibilidad, es decir, desde la base del máximo bienestar animal.

El mero respeto debido a los animales debería bastar, pero es que además los productos agropecuarios obtenidos a partir de sistemas respetuosos son de mucha mayor calidad. 

Los huevos camperos tienen otro sabor cuando las gallinas son felices y se desarrollan dando rienda a sus instintos. Ponen más y mejor cuando están bien cuidadas. De hecho, está comprobado que la hormona cortisol se dispara en las gallinas cuando sufren estrés, provocándoles inmunodepresión y pérdida de apetito, así como distintas enfermedades y carencias.   

Por todo esto, desde Pazo de Vilane seguimos trabajando para que un grupo creciente de consumidores, distribuidores, productores e instituciones políticas sea consciente de que es imprescindible optar por la alimentación sostenible: capaz de abastecer las necesidades actuales sin comprometer los recursos del futuro

¿Te ha interesado esta noticia? ¡Suscríbete a nuestro boletín y recibirás gratis un libro digital!  

Suscríbete a nuestro boletín de noticias
Mantente informado de todo lo que pasa en Pazo de Vilane y disfruta de nuestras actividades, sorteos, premios...
Información básica 1ª CAPA sobre Protección de Datos: Responsable: Pazo de Vilane | Finalidad: Contestar a las solicitudes de información del interesado, establecimiento o mantenimiento de Relaciones Comerciales y posiblemente para el envío de publicidad Finalidad: Contestar a las solicitudes de información del interesado, establecimiento o mantenimiento de Relaciones Comerciales y posiblemente para el envío de publicidad. | Legitimación: Consentimiento del interesado e interés legítimo en el desarrollo de la relación comercial | Destinatarios: No se cede la información | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad | Información adicional: Política de privacidad