Pazo de Viaje, el Diseño Gallego como motor de innovación empresarial

 

¿Sabías que la caja de Pazo de Vilane -nuestra premiada “caja de la gallinita”-  es una reconocida obra del Diseño Gallego Contemporáneo? Este movimiento nació en los años 70 y recoge la larga tradición de grandes artistas visuales industriales que surgieron en Galicia a finales del XIX y principios del XX. 

¿Quieres conocer las principales claves del Diseño Gallego Moderno?

Galicia es una tierra de artistas, eso nadie lo duda. En las últimas décadas también el diseño gallego de producto, diseño industrial o gráfico es una parte esencial del arte contemporáneo que ha brillado con luz y personalidad propias desde finales del XIX y principios del XX con artistas tan emblemáticos para la cultura gallega como Luis Seoane o Isaac Díaz Pardo con el Laboratorio de Formas de Galicia.

Industrias como la Real Fábrica de Sargadelos, el Balneario de Mondariz, Chocolates Matías López (la tercera chocolatera europea, tras Nestlé y Lindt), las conserveras Curbera, Calvo, Bernardo Alfageme Pérez (Miau) o la cervecera Estrella de Galicia confiaron en talentosos diseñadores gallegos que lograron con sus gráficas plasmar los diferentes conceptos de marca en exitosas líneas comerciales. 

Pazo de Vilane es también fruto de este patrimonio creativo que alimentaron y siguen nutriendo los nuevos artistas visuales gallegos. La caja de huevos camperos de Pazo de Vilane, así como su imagotipo, diseñados en 1997 por los diseñadores del Grupo Revisión Diseño, con Pepe Barro, Lía Santana y Xose Salgado a la cabeza; ha sido y es 25 años después, un referente en los lineales de supermercados en España.

El diseño de la caja ha sido expuesto en varias ocasiones y lugares, como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Signos del Siglo. 100 años de diseño en España), el Círculo de Bellas Artes en Madrid, MARCO Museo de arte contemporáneo de Vigo, Oporto, Feria Industrial de Delhi o el Auditorio de Galicia y galardonado en los Best Pack 2014 en el marco de la feria Alimentaria.

Por fortuna, hoy día en Galicia crece la conciencia de esta riqueza cultural propia y se multiplican las iniciativas, como exposiciones o publicaciones especializadas compilatorias, cuyo fin es preservar esta parte del acervo cultural visual gallego. Una de ellas, entre otras, es la Fundación Didac en Santiago de Compostela, así como la Editorial Dardo, que con sus acciones y publicaciones llevan a cabo una labor extraordinaria de definición del Diseño Gallego, favoreciendo su expansión y visibilidad.

Exposición Formas do Deseño. Galicia XXI

En 2019 tuvo lugar la Exposición, Formas do Deseño. Galicia XXI, coproducida por el Auditorio de Galicia y la Fundación Didac y a cargo de los comisarios David Barro y Mónica Maneiro. 

Su objetivo era mostrar el potencial creativo gallego en el ámbito del diseño en las últimas décadas, incluyendo los nuevos valores y figuras más destacadas.  

En esta muestra, que ahora se puede recordar a través de su catálogo, tuvo lugar destacado la pléyade de artistas gráficos gallegos que surgieron entre los años 70 y 90.

Los comisarios destacan que «fue en esta treintena cuando comenzaron a trabajar en Galicia un grupo de profesionales del diseño que por primera vez tenían conciencia de serlo. Eran especialistas interdisciplinares que producían trabajos visuales dentro de una moderna encrucijada cultural e industrial que impulsaban algunos empresarios más visionarios» 

En la muestra Formas do Deseño. Galicia XXI se concedió un lugar destacado al Grupo Revisión, creadores de la caja de Pazo de Vilane y de otras grandes obras del diseño, como el Cuponazo de la ONCE (1987), el logotipo de Edicions Xerais de Galicia (1989) o la identidad corporativa de Turgalicia (1993).

Precisamente, en el catálogo de la muestra se cita como “paradigmático” el trabajo de la caja de huevos camperos Pazo de Vilane y como “potencial motor que el diseño puede tener en la imagen y competitividad comercial de una empresa”.   

La caja logró no sólo reflejar todos los atributos de nuestros huevos camperos (libertad, artesanía, sostenibilidad, el mundo rural, la naturaleza y las cosas hechas como antes, despacio y con cuidado) sino que se convirtió en nuestro mayor signo de identidad. 

O Deseño como motor. Casos de éxito en Galicia.

También la Axencia Galega de Innovación (GAIN), en colaboración con la Fundación DIDAC, se ha hecho eco de esta importante corriente de diseño industrial y de producto gallego como elemento de competitividad, y recoge en sus exposiciones y publicaciones los casos de éxito de los últimos años. Muestras que han tenido un lugar destacado la Porto Design Biennale). 

Posteriormente, la expo quedó reflejada en una publicación muy cuidada, en la que aparecen 70 casos de éxito de diseño gallego, con exponentes tan reconocidos como Cabreiroá, Casa Grande de Xanceda, Knitbrary, Santos, Estrella Galicia, Adolfo Domínguez, Mondariz, Paco & Lola, Sargadelos, Castrobrey, Castrosua o Frinsa

Junto a estos grandes, figura en la página 198 el paradigma de la caja de Pazo de Vilane, que fue capaz de plasmar (todavía hoy lo hace) el concepto entonces novedoso de gallinas en libertad, “desencadenando una tendencia y, en consecuencia, muchas imitaciones”, según apunta la publicación del GAIN.   

Sin duda, la caja representa el ejemplo perfecto de “cómo el diseño puede ser el motor de desarrollo,innovación, y competitividad de una empresa”.