Cómo duermen las gallinas

Cómo duermen las gallinas Pazo de Vilane

 

Las gallinas camperas son las que mueven cada día la actividad de Pazo de Vilane. Ellas son las auténticas protagonistas del día a día en nuestras granjas porque sin nuestras gallinitas en libertad, no tendríamos razón de ser. Como son tan importantes para toda la familia que formamos Pazo, queremos que tú también descubras muchos datos sobre estos animales, hasta cómo duermen las gallinas. 

Como ya sabrás, cada mes te damos a conocer a una raza diferente de gallina . También te hemos hablado de la forma de reproducción de las gallinas  de cuántos huevos ponen cada día o de que hay gallinitas que no los ponen . Pero en esta ocasión te vamos a descubrir una de las preguntas más comunes y que más incógnitas despiertan entre la gente. Hoy, en Pazo de Vilane, hablamos sobre cómo duermen las gallinas. ¡Despiertos todos!

El sueño de las gallinas

Pero, ¿las gallinas duermen? Sí, claro. No como hacemos los humanos pero sí duermen. Esta pregunta nos la han repetido más de una vez. Todos los seres vivos precisan de un tiempo de descanso pero la cantidad varía mucho de unas especies a otras. Podemos decir que los hábitos de sueño de las gallinas hacen que solamente tengan que reposar un cierto tiempo para recobrar fuerzas cada día. 

La forma de dormir de las gallinas es muy peculiar. Para comenzar, no duermen sobre el suelo. Al contrario de lo que sucede con la mayoría de animales que han sido domesticados por los humanos y que han cambiado sus hábitos, las gallinas conservan su instinto salvaje de dormir en un lugar elevado para evitar a posibles depredadores. Lo habitual es que descansen en palos o perchas que se cuelgan de las paredes de los gallineros. Si durmieran al aire libre, sin duda, se subirían a una rama. Hay excepciones ya que cuando la gallina está clueca puede quedarse dormida sobre los huevos.

Las gallinas duermen en un sitio a cierta altura para poder descansar tranquilamente. Así, evitan las preocupaciones de que las puedan atacar pero también se aíslan de la zona de movimiento de sus compañeras de gallinero. Es como cuando los humanos nos vamos a dormir a otra habitación porque alguien nos está molestando con sus ronquidos o porque descansa en un horario diferente.

Perchas para dormir

Como te hemos contado, a las gallinas les gusta dormir sobre palos que estén a cierta altura. También son conocidos con el nombre de perchas. Lo habitual es colocarlos en lugares un poco elevados entre las paredes de los gallineros. La altura no puede ser demasiada ya que lo ideal es que las gallinas lleguen con uno de sus vuelos. Hay lugares en los que se ponen unas rampas para que las aves puedan acceder de forma más fácil.  

En cuanto a su forma de descansar, lo hacen también de una manera peculiar. Las gallinas duermen casi de pie. Y decimos casi porque realmente flexionan sus patas y las esconden un poco debajo del plumaje del cuerpo. Con las garras se agarran bien a las perchas y distribuyen el peso para conseguir un perfecto equilibrio. La cabeza la mantienen erguida. ¡Así de espabiladas son nuestras queridas gallinas! 
Los horarios de sueño de las gallinas varían pero lo habitual es que entren en sus gallineros y se pongan a descansar con el atardecer. La puesta de sol es el momento que más les gusta para dormir a nuestras amigas. De ahí viene una expresión muy típica “acostarse como las gallinas” cuando alguien se acuesta muy temprano. En Pazo de Vilane nos encanta ver los momentos de tranquilidad de nuestras gallinas en libertad después de haber pasado el día al aire libre. Gracias a estos momentos de descanso, al clima de Galicia y a todos los cuidados que les damos, conseguimos que los huevos camperos de Pazo sean de tan alta calidad. ¿A qué esperas para probarlos?