fbpx

Celebra y conoce el origen de Samaín con Pazo de Vilane.

Celebra y conoce el origen de Samaín con Pazo de Vilane.

La noche del 31 de octubre, se inicia el camino de reencuentro con los muertos, una ruta que culmina el 1 de noviembre, el Día de todos los Santos. En diferentes países se celebra esta fecha con ansia, como en México que es una de las fiestas tradicionales más representativas o el famoso Halloween en Estados Unidos.

Desde hace años, y bajo la influencia estadounidense, comercios, discotecas, fiestas y eventos han acogido la fiesta de Halloween. Llenando las calles de sustos y calabazas, sin ser conscientes de que su origen proviene de un rito celta que está presente en nuestra cultura gallega desde hace siglos: el Samaín. Hoy en Pazo de Vilane vamos a contarte 10 datos curiosos sobre esta fiesta y cómo sigue presente a día de hoy. 

  • Origen de Samaín. Es de origen celta, celebraban el final de la época de las cosechas y el buen tiempo coincidiendo con el inicio del periodo de la oscuridad y el frío, siendo considerado como el año nuevo celta.
  • Las almas de los muertos regresaban a sus casas en la noche de Samaín. Se creía que esa noche los espíritus venían a ver a sus familias y aprovechaban para buscar alimento y calentarse con el fuego. Era costumbre dejar el fuego encendido toda la noche y no barrer la cocina para no espantar a las almas de los muertos. Algunas familias dejaban una silla vacía con bebida y comida para que acompañaran en la cena.
  • Noche de los muertos. La celebración evolucionó mezclando leyendas y mitos acerca de espíritus que aprovechaban esa noche y época de oscuridad para regresar y mezclarse entre los vivos convirtiendo a la muerte en la protagonista de esta fiesta. Se creía que los muertos se infiltraban con los vivos con la intención de llevarse almas. Una de las soluciones que encontraron los celtas era disfrazarse de espíritus y dedicar ofrendas. 
  • Disfrazarse en Samaín, antes que en Halloween. Ahora es popular disfrazarse de personajes populares de terror, pero los celtas ya lo hacían. Cogían pieles y cabezas de animales, así creían que podían espantar a los malos espíritus.
  • De calaveras a calabazas. Otra forma de espantar espíritus, era colocar sobre muros o en los huecos de las paredes calaveras de sus enemigos con una vela encendida, para que los espíritus no se acercaran a los castros ni a las casas. La tradición fue sustituida posteriormente por el vaciado de nabos de gran tamaño o calabazas, que representaban caras, y a los que se les metía dentro una vela.
  • Truco o trato. Una tradición hecha para niños que sigue siendo popular en Halloween y también tiene su origen en el Samaín. Es una costumbre que consistía en colocar dulces en las entradas de sus viviendas para mantener contentos a los espíritus que visitaban sus hogares. 

  • Extensión de la tradición. Esta tradición se extendió por gran parte de Centroeuropa, las islas Británicas, en especial Gales e Irlanda, hasta una buena parte del norte de la Península Ibérica, sobre todo a Galicia y Asturias. El Samaín llegó a Estados Unidos durante los siglos XVII y XIX por los numerosos emigrantes escoceses e irlandeses, que llevaron con ellos su cultura y tradiciones.
  • Samaín en Galicia. Rafael López, maestro de escuela de Cedeira, fue responsable de redescubrir esta tradición y comprobar que existía por toda Galicia. Aquí ya se realizaban muchas de todas las costumbres típicas del Samaín, como dejar dulces o castañas y dejar sin recoger la mesa por si las almas de los espíritus iban a visitarles esa noche.
  • La importancia del fuego en Samaín. Los druidas apilaban ramas sagradas y encendían al atardecer hogueras en diferentes puntos del poblado, para ahuyentar a los malos espíritus y guiar a los difuntos. La tradición del fuego se conservó en las aldeas gallegas, durante esa noche se encendían hogueras con ramas de tejo o de serbal y comían castañas, permitiendo que los difuntos entraran en calor y comieran con ellas.
  • La Santa Compaña. Es una de las leyendas más populares de Galicia y cobra fuerza la noche de San Juan y la de Samaín. La comitiva de difuntos va dirigido por una persona viva, que camina en silencio con largos cirios que iluminan los lugares por los que pasan. Durante la noche hay que guardarse para no encontrarse con la procesión. El condenado que guía solo se verá libre cuando le pase el testigo de tal desgracia a otro. 

Curiosamente, las tradiciones que conocemos hoy en día en Halloween comenzaron en Samaín y en lugares como Galicia aún podemos disfrutarlas. Celebre esta noche de calabazas, meigas, hogueras y castañas con emoción en pueblos como Cedeira, Quiroga o Ribadavia donde se vive con espectáculos y eventos esta “noite meiga”. 

< Volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies