fbpx

Bienestar Animal de Gallinas Camperas: Cómo aplicamos en Pazo de Vilane los más exigentes estándares para conseguir huevos únicos

Ultimamente, en los sectores profesionales de la avicultura de puesta y también en la distribución que comercializa el huevo se habla, incluso se debate mucho, sobre el bienestar animal. Los criterios no son unánimes y las opiniones varían dependiendo de muchos factores y puntos de vista.

Gallinas camperas en libertad en Pazo de Vilane

En Pazo de Vilane llevamos desde 1996 produciendo huevos de gallinas camperas, por lo que hemos sido testigos del avance jurídico y normativo de nuestra actividad en relación al bienestar animal en consonancia con los estados de opinión que se iban formando en consumidores, productores y distribución/retail.

Antes incluso de que este marco existiera, cuando muy pocos hablaban de bienestar animal, desde aquellos años finales de la década de los 90, en Pazo de Vilane fuimos pioneros y vimos la necesidad de ir lo más lejos posible en bienestar animal para producir huevos únicos, producto de los mejores cuidados que pudiéramos dar a nuestras gallinas camperas.

Es decir, el máximo bienestar animal es el camino que hemos elegido para crear un producto realmente distinto, con sabor y calidad propios.

A lo largo de estas dos largas décadas observando y cuidando gallinas camperas, hemos identificado y analizado los puntos críticos posibles para lograr una mejora constante y la obtención de los más altos estándares de cuidado y bienestar de nuestras aves.

Esta publicación y otras que seguirán pretenden ser un marco de diálogo para el intercambio de pautas y buenas prácticas en la crianza de estas aves de granja.

Abrimos ese enriquecedor diálogo con el presente análisis, en el que hemos identificado los que, a nuestro entender, constituyen los principales criterios de bienestar animal. 

Nuestro trabajo se basa en el estudio de la literatura técnica publicada al respecto sobre este tema y, en gran medida, en el trabajo de campo del Departamento de Producción de Pazo de Vilane, que se esfuerza en una mejora continua del bienestar animal de las gallinas camperas en libertad, para así lograr huevos de la máxima calidad.

Bienestar animal: la armonía de las gallinas con su medio ambiente importa, y mucho

Desde sus inicios, la innovación y la sostenibilidad han ido de la mano en Pazo de Vilane. Ya en los años de fundación de la empresa (mediados de los 90) vimos claro que estos dos valores debían concretarse en el bienestar animal de las gallinas camperas criadas en libertad como eje conductor de nuestra actividad empresarial.

Sin embargo, también desde el comienzo detectamos que el bienestar animal de las gallinas no podía tratarse sólo como una filosofía o una bonita declaración de intenciones, sino que requería de una sistematización de los protocolos de mejora y pruebas con gallinas, así como la determinación de los parámetros determinantes para lograr sistemas o procedimientos de medida. 

Son muchas las definiciones de bienestar animal ofrecidas por distintos organismos oficiales, comunidad científica y asociaciones sectoriales. Sin embargo, la que nos ha parecido que puede acercarse más a la realidad es la de Hughes (1976) (1): «bienestar animal es el estado de completa salud mental y física, en el que el animal está en armonía con su medio ambiente«.

Esta definición, una de las más aceptadas en el ámbito científico, toma en consideración varios aspectos importantes. 

Aspectos físico-biológicos del animal

Las aves deben estar libres de enfermedades, desnutrición, anomalías en sus necesidades fisiológicas…

Aspectos mentales, sensoriales

Se debe tener en cuenta el estado “sentimental” de las gallinas camperas. Esto es, la presencia o no de miedo, intranquilidad… en los lotes. Estos conceptos son controvertidos debido a su dificultad de valoración, aunque creemos firmemente que es posible establecer algunos criterios en base al conocimiento y la observación constante de las aves.

Aspectos medioambientales

Corresponderían a todas las condiciones externas que rodean al animal –que deberían ser lo más naturales posibles– y en las que desarrollan sus potenciales capacidades genéticas. 

Como recalca Hughes, es importante que los animales -por supuesto las gallinas camperas- estén en armonía con su medio ambiente.  

El porqué del bienestar animal en explotaciones avícolas de huevos camperos

Consideramos que la persecución del máximo bienestar animal en granjas debería ser la filosofía a seguir por cualquier explotación de huevos camperos por dos motivos: 

Valores éticos o morales

El primero no es otro que los valores éticos o morales que, afortunadamente, cada vez más consumidores y granjeros hemos interiorizado. No es aceptable que produzcamos alimentos a partir de animales de granja sometidos a sufrimiento (por pequeño que éste sea). 

Calidad y competitividad

El segundo perseguiría criterios de calidad y competitividad: a mayor bienestar animal de las gallinas, mejor será el producto ofrecido. Cualquier esfuerzo que hagan las empresas de huevos camperos en formación, observación de las aves, mejora de instalaciones, controles sanitarios, calidad del agua, de la alimentación, y un largo etcétera, resultarán en un producto de mayor calidad

Criterios de bienestar animal de las gallinas camperas: los imprescindibles para evitar el estrés

Gallinas de Pazo de Vilane pastoreando juntas. El pastoreo diario es una de las principales condiciones de bienestar animal.

Gallinas pastando en los prados de Pazo de Vilane. Los que cuidamos gallinas sabemos de la importancia de estas largas horas de recreo para las aves. El aire libre, la luz del sol y los buenos pastos favorecen, entre otras cosas, su buena crianza y adecuados comportamientos sociales, lo que repercute en mejores huevos camperos.

Dicho esto, ¿cuáles son esos criterios que hay que perseguir en cualquier granja de huevos camperos? El Departamento de Producción de Pazo de Vilane ha identificado los siguientes:

Factores sociales

  • Aislamiento.
  • Densidad alta de animales o hacinamiento.
  • Mezcla de razas.
  • Cría en los primeros meses.
  • Control de comportamientos dominantes.

Factores ambientales

  • En relación a las gallineros (nidales): 
    •  Espacio.
    •  Luz.
    • Temperatura. 
    • Ventilación y calidad del aire en los gallineros.
    • Orientación y protección contra los vientos.
    • Ruidos.
    • Confortabilidad.
    • Manejo humano de los movimientos habituales en el gallinero.
  • En relación a la ubicación geográfica:
    • Climatología extrema.
    • Humedad relativa.

Factores nutritivos

  • Falta de agua.
  • Falta de alimento o nutrientes.
  • Calidad del alimento.
  • Percepción de cambios en la cantidad o calidad de alimentos.
  • Acceso a lombrices, hierbas, etc.

Patologías

  • Enfermedades.
  • Prevención de heridas: picaje por estrés, por peleas de jerarquía, por instalaciones inadecuadas…  
  • Parásitos.
  • Dolor, malestar físico.

¿Qué efectos puede tener la ausencia de bienestar animal en las gallinas camperas?

El plumaje de las gallinas es reflejo su de bienestar animal.

El bienestar animal en las gallinas camperas se refleja siempre en su plumaje: plumas brillantes, de buen color, abundantes… son indicativo de ave feliz y bien cuidada.

La ausencia de los criterios antes mencionados de bienestar animal, que conlleva según nuestra experiencia alto grado de nerviosismo o estrés en las gallinas camperas, tiene casi siempre similares efectos: 

Aumento de cortisol

El cortisol o hidrocortisona es una hormona esteroidea o glucocorticoide producida por la glándula suprarrenal que se libera de forma natural como respuesta a un bajo nivel de glucosa en la sangre o a situaciones de estrés. Según Dickens et al., (2010), una respuesta estresiva del animal a corto plazo es buena porque le permitiría superar cualquier adversidad de su medio ambiente (por ejemplo, escapar de un depredador), pero cuando el estímulo estresor se prolonga en el tiempo, afecta a su salud. 

El estrés, además, explica el hecho de que muchos animales no expresen su potencial genético. Y, muy frecuentemente, que expresen su malestar picoteándose, lo que deviene en problemas de salud del lote o incluso en la muerte de las gallinas más débiles.

Disminución del apetito

Es otro de los síntomas “clásicos” de la ausencia de bienestar animal o estrés. Gallinas peor alimentadas (pese a que puedan tener acceso a buen alimento) es equivalente a aves con peor desarrollo de su potencial genético, lo que podría dar lugar a huevos de peor calidad. 

Inmunodepresión

Las gallinas camperas con mayor estrés son más propensas a enfermedades debido a que su sistema inmunológico reacciona peor a los patógenos. Esto es una consecuencia muy habitual en los animales de granja que sufren de estrés.

La observación animal, clave para lograr su bienestar

Bienestar animal de gallinas camperas

La observación cuidadosa y constante de las gallinas camperas es fundamental para lograr su máximo bienestar. Cualquier detalle mínimo puede revelar estrés, enfermedad, desequilibrios, malos comportamientos… El ojo entrenado de los cuidadores descubre a menudo problemas con fácil solución en sus inicios.

Las gallinas camperas, como el resto de animales, tienden a lo que el mundo científico anglosajón denomina “well being”. Esto es, el mundo animal en pleno –como los humanos- emplea gran parte de sus esfuerzos y energías en mejorar sus vidas

Este well being en los animales de granja destinados a la producción de alimentos tiene mucho que ver con la formación, la profesionalidad, la intuición y el buen ojo de sus criadores que detectan sus necesidades y proporcionan los cuidados adecuados a cada situación.

Queda claro, pues, que no puede haber bienestar animal de la gallina campera sin un conocimiento adecuado de la etiología del animal. Porque es imposible establecer en una granja las condiciones idóneas para proporcionar el mayor confort a las gallinas camperas si no se produce una observación concienzuda del comportamiento de las aves. 

De hecho, una observación perspicaz y meticulosa permite descubrir a tiempo –antes de que estén plenamente establecidos en los gallineros- comportamientos anómalos que indiquen situaciones de estrés o inadaptación debido a múltiples motivos. 

La observación animal es clave para lograr el bienestar de las gallinas camperas porque permite adelantarse a futuros problemas y corregirlos.

¿Cómo podemos evaluar el bienestar animal en gallinas camperas?

Gallinas camperas de Pazo de Vilane criadas en libertad

Una vez que tratamos de establecer un sistema de mejora continua de los factores arriba indicados, es necesario implementar unos indicadores de bienestar animal para poder evaluar periódicamente si las gallinas van consiguiendo una mejor calidad de vida. 

Estos indicadores son de tres tipos: 

Indicadores de bienestar animal 

Indicadores fisiológicos: 

  • Niveles hormonales.
  • Niveles inmunitarios.
  • Desequilibrios orgánicos.
  • Niveles de morbilidad y mortalidad.

Indicadores del comportamiento

  • Patrones de movimiento.
  • Estereotipias.
  • Reacciones a estímulos.

Indicadores productivos

  • Porcentajes de puesta.
  • Velocidades de crecimiento.
  • Índices de conversión. 

Es cierto que, una vez logrados unos niveles notables de bienestar animal en gallinas camperas, es complicado elevar los valores de los indicadores, al menos de forma apreciable. Se trataría de una mejora continua (cuantitativamente mínima) pero siempre necesaria.

Estas pequeñas mejoras sólo se desarrollarán si se emplean los recursos necesarios para desarrollar investigaciones de campo, en condiciones reales. Y es ahí donde se distinguirán las empresas éticas, comprometidas realmente con el bienestar animal, de las que meramente persiguen cumplir con la ley o justificarse ante los consumidores. 

Sobre Pazo de Vilane

Pazo de Vilane comenzó su actividad en 1996 como start up a partir de una idea de “vuelta al rural” de Juan Varela-Portas y Pardo. Fue así como con Nuria Varela-Portas a la cabeza -la hija pequeña, que entonces contaba con 26 años- se instaló en el pazo agrícola familiar (Antas de Ulla, Lugo) para restaurarlo y darle una nueva vida empresarial. 

El proyecto se concibió desde el principio con una visión enormemente innovadora para la España de mediados de los 90: huevo campero de Pazo producido naturalmente y con el máximo bienestar animal. Mucho antes de la tendencia ecosostenible que caracteriza nuestra época, Pazo de Vilane ya abanderaba esa idea.

Pazo de Vilane comenzó con 50 gallinas; hoy tiene 130.000, produce unos 41 millones de huevos al año y está presente en toda España a través de más de 800 puntos de venta.

Pazo de Vilane nunca ha traicionado sus principios iniciales: granjas pequeñas y aves con los mejores cuidados posibles, que producen un huevo campero único en el mercado: con un sabor auténtico y natural, como los que antaño se producían en los pazos agrícolas del corazón de Galicia.

Por ello, destina notables recursos a I+d y sufraga proyectos pilotos con gallinas en instalaciones propias al aire libre para mejorar su bienestar y, en consecuencia, la calidad y frescura del huevo campero. El objetivo de los próximos cinco años de la empresa es consolidarse como referente en investigación y desarrollo del mercado del huevo campero. 


< Volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies